Existe un acuerdo general respecto a la NECESIDAD INELUDIBLE de que las empresas, incluidas las pequeñas y por supuesto las medianas, acometan este proceso de transformación como forma de supervivencia. Para ello es necesario disponer de modelos para que  este conjunto de empresas industriales, fundamentalmente las que están integradas en la cadena de suministro de una empresa de cabecera,  puedan acometer sus imprescindibles procesos de conversión en “fábrica digital” de acuerdo con el paradigma de “industria Conectada 4.0”

 

La necesidad está en línea con el resto de Europa.

Esta idea de proyecto está en línea con los “centros de demostración de excelencia” y los “hubs de colaboración” que se están proponiendo en el Consejo Europeo y en la Comisión Europea, así como con las políticas que se están desarrollando desde el Gobierno, dentro del “Industria Conectada 4.0. Plan de Transformación Digital de la Industria Española”.

La Comisión Europea en su “Report from the Workshop on Innovation in Digital Manufacturing” afirma que  hay una clara necesidad de establecer la unión entre la tecnología existente en el ámbito de la “factoría digital” y las pequeñas y medianas empresas regionales.

 

Y, ¿cuál es el “estado del arte”?.

En la actual situación del estado del arte de esta transformación, por una parte las empresas de servicios y de comercio han desarrollado sus propios conceptos concretos de “Industria 4.0”, metodologías de aproximación y cuentan con expertos en el proceso.

También las grandes empresas industriales tienen sus propios conceptos de transformación Digital y los medios humanos, técnicos y económicos para llevarlo adelante o para hacer frente a los cuantiosos costes que supone el apoyo externo de grandes empresas especializadas.

Las pequeñas y medianas empresas industriales, por el contrario,  ni tienen claro el concepto de lo que supone para ellas la “Factoría Digital” y la “Industria 4.0”, ni disponen de metodologías, procesos, plataformas tecnológicas y especialistas adaptados a sus posibilidades técnicas y su capacidad económica.

 

No existe una metodología concreta disponible

No existe, por lo tanto, un proceso definido y testeado que garantice que mediante su aplicación directa se puedan producir los resultaos esperados. ¿Cuál puede ser entonces el enfoque?. En posteriores artículos iremos dando forma a cómo desde INTERING entendemos que es este proceso.

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *